martes, 11 de abril de 2017

Empezando a quererme



Hola!! Siento muchísimo la ausencia. He pasado unos meses difíciles y desde que escribí a finales de febrero han pasado cosas no muy buenas en mi vida.

Los que me seguís por Instagram, veríais a principios de marzo que tuve problemas con la espalda. Tuve una lumbalgia, de las fuertes. Estuve de baja laboral, en la cama, sin poder moverme por el dolor y tomando muchos antiflamatorios. Después de lo peor, empecé a moverme, a levantarme y pasear. Pasear al principio significaba 5 minutos de pie andando como las muñecas de famosa por el pasillo de mi casa. No podía sentarme normalmente en una silla o sillón. Después de esos “paseos” me iba directamente a la cama. Levantarme y acostarme era un suplicio por el dolor que pasaba.

Después de todo eso, ya me puedo mover mejor, de hecho estoy mejor andando o de pie que tumbada o sentada, pero la espalda se me empieza a cargar y me tengo que tumbar o sentar. Ahora al menos me puedo sentar y aguanto más de 10 minutos por lo que ya estoy trabajando.

Es una situación muy pesada. De todo esto hace ya más de un mes. La medicación no me soluciona nada pero si me la dejo de tomar me encuentro peor, así que algo hará. Tuve unas sesiones de fisio con las que mejoré pero he necesitado volver porque no avanzo.

Hasta ahora no he podido hacer deporte, como os imaginaréis. A partir de hoy, me han recomendado los profesionales que me llevan que camine aunque sea poquito y que haga elíptica en casa muy despacio y con mucho cuidado. A parte de esto, llevo haciendo ejercicios para las lumbares desde hace semanas, así que una cosa más otra, a ver si moviéndome mejoro.

Además de que moverme más me beneficie para la espalda, también me vendrá bien para el peso. Este es otro tema que me trae de cabeza… Entre que llevo prácticamente parada desde hace demasiadas semanas, los antiflamatorios que tomo que me hinchan como un globo y la no-dieta que he estado llevando, os podéis imaginar lo que ha pasado.

No he llevado una buena alimentación porque estando como estaba, me daba igual comer que no comer y si lo hacía, con cualquier cosa me valía. No era yo la que me preparaba la comida así que tampoco iba a poner pegas. Me he dado un paréntesis para este tema y bueno, ya está cerrado.

No quería pesarme porque temía lo que iba a decir la báscula. Tenía pensado seguir con los hábitos saludables que dejé y ya me pesaría más adelante a ver que ponía en la pantalla. Tal vez porque ahora mismo el peso no es lo que más me preocupa sino mi salud en general, cuidarme y quererme un poquito más, porque no me he querido mucho que digamos últimamente. Pero, uno de los profesionales que me lleva me ha pedido el peso exacto para llevar un control así que ayer me pesé.

No quiero deciros el peso porque me avergüenza bastante. Después de toda la lucha que llevo y haber bajado más de 20 kilos en su día, he recuperado bastantes, prácticamente la mitad. No creo que tarde demasiado en poner mi peso, en cuanto vuelva a bajar del 130 lo publicaré. Como os digo, espero que en pocas semanas ya esté por debajo (tampoco estoy tan lejos!)

A nivel emocional no lo he pasado bien y eso también me ha repercutido en la mala racha. Muchos sentimientos negativos por el cansancio, la falta de paciencia porque se está alargando, el pensar que no sirvo para nada al no poder ni moverme, ni ponerme un calcetín, ni ir a ningún sitio sin ayuda, el hecho de que tengan que estar pendientes de mi porque sola no valgo para nada… En fin, todo mal. Ahora que estoy algo más encaminada, me siento mejor, dentro de que a nivel físico sigo fastidiada. Por eso voy a aprovechar este haz de luz y empezar a cuidarme a nivel alimentación (que seguro me beneficiará en el tema espalda).

Me he dado cuenta con todo esto, de que en realidad, aunque me haya estado cuidando durante mucho tiempo, en el que perdí los 20kilos, haya cambiado muchísimo mi forma de ver la vida y algunos de mis peores hábitos, en realidad no he aprendido a quererme. No me quiero por muchos detalles que he visto estos días. No me esfuerzo al máximo por mejorar, me esfuerzo lo justo para notar la mejoría pero no llego a mi límite, es decir, podría hacer mucho más de lo que hago por mí, para estar bien, para estar sana y ser más feliz. Hay cosas que me frenan, creo que todas a nivel emocional. Tengo que hurgar en heridas que no me gustan y que por eso reprimo. Tengo que ser valiente y enfrentarme a miedos e inseguridades que me rondan y que al final lo único que hacen es frenarme en mi cambio, en salir de mi zona de confort.

A veces nosotros mismos somos nuestros peores enemigos. Voy a intentar cambiar eso y como os digo, quererme más de lo que me quiero. Valorarme más como persona y plantearme de verdad qué cosas quiero en la vida e ir a por ellas.

Siento mucho haber dejado de lado el blog. Os agradezco muchísimo que aun así os hayáis pasado de vez en cuando y agradezco muchísimo también los mensajes recibidos para preocuparos por mí y mandarme ánimos. Mil gracias a todos por estar ahí, de verdad.

Os seguiré contando!! Espero que esta vez pase menos tiempo entre las entradas.


Montones de besos y un abrazo bien grande!!


domingo, 26 de febrero de 2017

Bajando!!


Hola!

    Llevo unas semanas cuidándome con la alimentación y me siento muy bien. A veces me he permitido algún capricho o alguna comida extra pero en general "me he portado bien"

    Esto se ha traducido en una bajada de peso y sentirme orgullosa de volver a tomar las riendas de mis comidas. Sé que no va a ser algo para siempre y que tarde o temprano (cuanto más tarde mejor), volveré a tropezar y estar unos días sin cuidarme. Lo tengo asumido.

    Está visto que es la regla que sigo, aunque lo evite o luche día a día por cuidarme, siempre llega una época en la que doy un paso atrás o me paro en mi camino. Siempre hay un motivo, no suele ser "porque sí", pero con justificación o sin ella, al final siempre caigo.

    ¿Para qué voy a torturarme por las veces que dejo de avanzar? Solo consigo sentirme peor. En esas rachas me siento desmotivada, desilusionada, sin autoestima ni confianza en mí misma, agotada física y anímicamente,... Si además añado la culpa absoluta por estar en esa situación ya es lo más! Todo eso hace que coma más y peor porque es lo que me hace relajarme y evadirme de lo demás y se forma el círculo cerrado del que taaanto me cuesta luego salir. 

    Tengo asumido que esto volverá a pasar una y otra vez a lo largo de mi vida. Lo único que espero es que entre esas rachas haya cada vez más tiempo y duren menos días. Así que en este momento que me encuentro tan bueno y con tantas ganas, lo que voy a hacer es aprovecharlo e intentar que dure muchísimo.

    He perdido ya unos kilos de todos los que subí y estoy muy contenta. Como siempre, lo que más me cuesta es hacer deporte, de hecho, no he hecho nada de nada. Me he planteado que a partir de mañana lunes tengo que hacer al menos 30 minutos de elíptica o andar durante 5 días a la semana. Espero cumplirlo y que me ayude a bajar de peso y encontrarme mejor.

    Es muy duro estar cada día pensando qué comer, cuándo comer y decir NO a tantas cosas. Tienes que tener realmente claros tus objetivos e ir a por ellos. Hay que tener mucho autocontrol y compromiso con uno mismo así como motivación por conseguirlo. Me motivo mucho viendo a las personas que siguen esto tal cual durante meses y consiguen llegar a sus metas. Yo como os he contado, voy más lenta, tropezando y cayendo una y otra vez pero cambiando poco a poco mi forma de pensar y de ver el mundo.

    Os mando todo mi ánimo y fuerza a todas las personas que estáis en mi misma situación!! Es duro, pero no imposible. Se puede. Espero poder demostrármelo a mí misma.

    Gracias por seguir ahí!! Besotes!!


domingo, 12 de febrero de 2017

¡Ya era hora de pasarme por aquí!



    Desde la última entrada tuve una época bastante buena de cuidarme y hacer deporte. Después, me surgió un problema de salud (nada importante) que me dejó un poco más parada y empecé a comer regular. Después se agravó un poco la situación y he estado una semana bastante fastidiada. No quiero contaros exactamente qué ha pasado por aquellas personas que puedan leerme y conocerme realmente ya que no quiero que sepan quién soy.

    Lo que si os diré es que ya estoy bien y con ganas de ponerme las pilas. Tengo mucha ansiedad que es difícil aliviar y estoy comiendo más de la cuenta, por eso creo que necesito un cambio en mi alimentación y sobre todo en mi rutina y mi cabeza para ver si reacciono y empiezo a cuidarme realmente como me merezco.

    Por eso voy a informarme sobre algunos métodos de alimentación diferentes al que he seguido hasta ahora y a ver qué pasa.

    Con el deporte tengo que hacer un esfuerzo enorme y levantarme una hora antes de lo que normalmente me levanto y o bien irme a andar o darle a la elíptica, pero está claro que algo tengo que hacer.

    Este blog se está convirtiendo en un mar de historias negativas y no quiero, así que voy a hacer todo lo posible por cambiarlo y empezar a hacer que mis días sean activos, sanos y llenos de optimismo. Siento no escribir tan a menudo como en otras épocas pero al no llevar una buena rutina y no avanzar en mis metas, hay muchas veces que no se ni que escribir. Aun así sé que estáis ahí y muchas de vosotras os preocupáis por mí a menudo así que os doy millones de gracias porque sin vuestro apoyo hubiese tirado la toalla directamente hace mucho!!

    De momento, a pesar de tener muchísimos tropezones, no me he rendido y sigo intentándolo. Me falta motivación y autocontrol pero cuanto más lo intente menos me costará ir avanzando, o al menos eso creo. Allá voy!!

    Mi nueva meta es perder en 2 meses entre 6 y 8 kilos. Creo que no es descabellado si me pongo en serio.

    Gracias por seguir ahí! Hasta la próxima!!

    Besotes enormes!!

domingo, 15 de enero de 2017

Arrancamos 2017, ¡FELIZ AÑO!


Hola!!

Las fiestas han ido fenomenal! Lo he pasado genial y he visto a muchas personas que echaba de menos.

La semana de Nochebuena a Nochevieja fue muy bien, hice todas las comidas sanas y entrené los días que me había planteado. La semana de Nochevieja a Reyes fue un desastre total con respecto a cuidarme porque me surgieron cosas que incluían comida y para mí es difícil no caer en la tentación si la tengo delante…

Así que fue después de Reyes cuando he vuelto a la normalidad. He estado haciendo mis comidas superbien y he entrenado todo lo que quería incluso un poquito más. Me siento orgullosa y contenta y espero seguir así.

Ahora que empieza un nuevo año echo la vista atrás y siento una mezcla de sentimientos. Por un lado, me siento bien por todo lo que ha cambiado en mi vida, porque ahora me preocupo por mi salud y miro siempre hacia adelante a pesar de los bajones y las recaídas. He cambiado mi mentalidad que es lo más importante para lograr un cambio de verdad y bueno, aunque me cueste bastante tiempo y esfuerzo espero conseguirlo. Por todo esto me siento muy bien y tengo esperanzas.

Por otro lado, tengo una sensación de fracaso que me inunda. Es verdad que he cambiado mucho, que a lo largo de este año me he cuidado y he tenido más en cuenta mi salud. Pero no se ve reflejado. Todo fue bien hasta junio. A partir de ese mes fue cuando tuve jornada intensa de trabajo hasta finales de año y eso me alteró de tal forma que todo se fue al garete. Hubieron semanas que me cuidé en la alimentación y aun así no bajé de peso (por no moverme y supongo que por estrés también…) y evidentemente otras que no me cuidé para nada, de echo y como es lógico, la gran mayoría.

Entre todo esto llegaron las vacaciones y las disfrute bien jeje pero no me esperaba subir tanto de peso (6 kilos en 15 días, increíble). Subí muchísimo y nunca llegué a quitármelo. En mis “subibaja” llegué a perder unos tres kilos de esas vacaciones. Aun así, los últimos meses de tanto trabajo me descuidé por completo y comí fatal.

Desde finales de septiembre hasta ahora, pasando por las navidades (+3kilos) y demás historias además de lo ganado en las vacaciones de agosto he subido un total de 10 kilos. Es decir, actualmente peso 130 kilos. Me da una vergüenza increíble contarlo pero es la triste y cruda realidad. No me sirve de nada contar solo la parte buena o contar que he subido de peso pero no decir cuánto. Si no lo digo, es por la vergüenza que me da reconocer que lo he hecho tan sumamente mal que el resultado es este. Tengo que asumir que aunque durante muchas semanas lo haya hecho bien y note ese cambio tan importante en mí, han habido otras muchas semanas que lo he hecho taaaan mal que he llegado a donde he llegado, a subir 10 kilos y a hacer que este año, al fin y al cabo, a efectos prácticos, no me haya servido de nada!!

Así que venga, voy a hacer que este 2017 merezca la pena en cuanto a resultados claros y observables y no solo voy a bajar los 10 kilos que ya bajé una vez sino unos cuantos más! Espero que sigáis ahí para verlo. A pesar de que a mí me avergüencen ciertas cosas, me sienta mal o culpable por reconocer mis caídas, vosotros siempre estáis ahí apoyándome y os lo agradezco muchísimo, de verdad. Sin vuestra ayuda no sé en qué punto estaría de esta lucha, pero seguro que no tan avanzada como estoy. GRACIAS.


Besotes grandes! Vamos adelante!!



viernes, 23 de diciembre de 2016

¡¡FELIZ NAVIDAD!!


Me gusta la navidad y todas las fiestas que la rodean. En estos días y desde que estoy  con mi chico, pasamos algunos días con su familia y otros con la mía. Me encanta, de verdad. Cuando estoy con su familia me siento como en casa, me llevo muy bien con todos, me tratan desde siempre como una más y nos divertimos un montón, siempre hay muchas risas!

En los días que estamos con mi familia hay bastantes reencuentros. Tengo varios familiares que viven algo más lejos y a los que no veo habitualmente. Son personas cercanas y con las que tengo una gran relación por lo que verlos para cenar o comer y estar tanto tiempo juntos es una alegría. Siempre se montan unos líos para hacer los platos que pa´que! Jeje  Y a mi me parece muy divertido. Lo pasamos genial.

Todo esto, teniendo en cuenta que me faltan algunas personas que ya se fueron y que los echo de menos cada día, pero hay que intentar mantener un ambiente alegre y divertido para que los que estamos podamos disfrutarlo. Seguro que ellos también se alegran allá donde estén, de que estemos bien.

Bueno y hablando de lo de siempre… Esta semana estoy muy contenta porque he conseguido hacer todo lo que quería. La alimentación ha sido saludable y no he tenido ningún momento en el que no haya controlado lo que comía o las ganas de comer cosas que no debo. Me siento bien y con ganas de seguir así. No solo porque físicamente me noto mejor sino también por la satisfacción de haber conseguido lo que me había propuesto. A veces me rindo demasiado pronto y no me esfuerzo lo suficiente, pero esta vez es diferente…

Además de llevar una alimentación adecuada, he entrenado!!!! Tengo unas agujetas importantes jeje La verdad es que me he esforzado. No solo he hecho lo de siempre sino que me he exigido un poco más y eso ha hecho que me canse, sude, duerma mejor, me salgan agujetas y me sienta muy muy pero que muy orgullosa de mí misma.

Para mí cada entrenamiento es un esfuerzo importante, no solo físico. No es agradable, lo paso mal porque me cuesta muchísimo, me duelen partes del cuerpo y acabo muy cansada. Peeero poco a poco voy sintiendo los aspectos positivos. Me empiezo a encontrar bien. Cuando me muevo y noto las agujetas me recuerdo que he hecho ejercicio y que lo estoy haciendo muy bien, me siento orgullosa y una cosa refuerza a la otra así que no tengo ganas de comer nada que no deba y ya estoy pensando qué hueco tengo al día siguiente para entrenar. El círculo del que hablaba en la otra entrada a veces es positivo!!

Con estas fechas que vienen va a ser difícil mantener este ritmo, pero lo voy a intentar con ganas! Tengo claro lo que tengo que comer porque el nutricionista me ha explicado todo muy bien y me ha dado unos esquemas para que no se me olvide y por otro lado, quiero hacer algo de ejercicio todos los días, aunque sea darme un paseo de una hora cuando me pueda escapar. A ver qué pasa!! Al menos con mantener el peso que tengo hasta el 7 de enero me conformaría.

Espero que paséis unas felices fiestas y disfrutéis de las personas que tengáis alrededor.

Nos leemos pronto!

Besotes!



viernes, 16 de diciembre de 2016

Entre rachas buenas y malas, vamos p´alante!!!



Bueeeeeno, vamos dejando atrás la mala racha!!

Esta semana ha ido genial. Me he encontrado muy relajada y cómoda con la comida, he hecho mi dieta normal y me he sentido muy bien con ello.

También he solicitado asesoramiento para entrenar y a partir de ahora me lo van a controlar, a ver si de esta manera no me cuesta tanto y me resulta más llevadero. Confío en que va a ser así.

Tal y como dije en la entrada anterior, esto es un círculo. A veces estoy bien y a veces mal. Lo importante creo que es que duren más las rachas buenas que las malas y que las malas sean cada vez menos malas!! En definitiva lo que cuenta es que avance en mi camino, aunque a veces de pasitos para atrás.

Y hablando de pasos para atrás… Por fin me pesé. Sospechaba lo que iba a ver reflejado en la báscula pero tenía la esperanza de equivocarme, así que por un lado lo sabía pero por otro me sorprendí, no sé cómo explicarlo. Fue una sensación un poco rara. Pero lo he asumido.

Me siento decepcionada conmigo misma porque a pesar de saber que iba a engordar, seguí haciendo las cosas mal. Aun así, me ha sorprendido un montón mi cuerpo serrano porque habitualmente no habría engordado tantísimo comiendo lo que he comido, pero esta vez, no sé cómo ni porqué, pero he subido de peso a lo bestia. Tengo unos 8 kilos adicionales. Se dice pronto… Ayyyy!!!

Creo que fui consciente en todo momento de lo que estaba haciendo mal. De hecho hubieron momentos que podría haber evitado (la gran mayoría) y no lo hice, sabiendo perfectamente las consecuencias. Era más un “paso de todo” que un “soy consciente pero venga, no pasa nada”. Y bueno, tengo que ser responsable de mis actos y aquí tengo las consecuencias. No solo me ha costado volver a mis hábitos sanos sino que ahora tengo que trabajar más para compensar los errores.

En fin señor@s, es lo que hay! A apechugar!

Lo bueno es que estoy dispuesta y no quiero que me vuelva a pasar esto. Como ya he dicho en otras entradas, todo esto ha sido causa de mi estrés. No lo sé gestionar bien o mejor dicho, no me preocupo por gestionarlo y cuando lo siento, lo primero que dejo siempre es la lucha diaria que llevo con mi peso porque es lo que más me cuesta. Dejo de moverme, como productos basura, etc. Es más cómodo y más relajante para mí en esos momentos llegar a casa después de un día de agobios, tumbarme en el sofá y pedir comida basura que me llevan a casa; que meterme a la cocina y prepararme algo sano.

Evidentemente tengo que cambiar eso y creo que lo podré conseguir cuando adquiera realmente los hábitos como míos y no como impuestos. Eso también se refiere al tema de entrenar.

Es increíble como mi cerebro intenta siempre hacerme creer que entrenar no me gusta, ni me apetece, ni es algo bueno para mí. Llevo tantos años sin hacer ejercicio y sin querer hacerlo, que mi mente tiende a ese estado. Y mira que en los últimos tiempos me he movido bastante y he tenido épocas de entrenar bastante pero nada, siempre intenta volver al estado habitual. Así que me toca enseñarle que la tendencia ahora es otra y para eso tengo que ser constante y tener más disciplina conmigo misma.

Como veis, esta lucha es así. Sé cómo hacer las cosas pero no siempre es sencillo llevarlo a cabo. Ahora que estoy en una racha buena voy a aprovecharla y hacer que dure lo máximo posible. Como siempre, lo iréis viendo.

Gracias por estar ahí!

Abrazotes!!



sábado, 10 de diciembre de 2016

Mi vida es un círculo



    Realmente no sé qué escribir. Podría contaros mil cosas pero en el fondo creo que no son nada interesantes y tampoco quiero que os aburráis...

    Me está costando mucho volver a mis rutinas. Estas últimas semanas he tenido días en los que me he descontrolado. Soy consciente de que siempre estoy igual, tengo una temporada buena y una mala y así llevo bastante tiempo, tanto que apenas he bajado de peso en los últimos meses. Por eso ya no sé qué escribir, porque es repetir lo mismo de otras veces.

    Supongo que a las personas que les pase lo mismo me entenderán mejor. Me da hasta vergüenza volver a hablar de lo mismo, de verdad. Y ese sentimiento es solo porque me siento mal conmigo misma. Me siento defraudada, desmotivada, triste… Eso no hace que me rinda. La próxima semana tengo cita con el nutricionista y estoy pensando en buscar algún entrenador para que me marque unas pautas y tener una motivación adicional para entrenar, aunque sea por vergüenza de fallar a otros (si conocéis algún entrenador online que merezca la pena escribidme!).

    Con respecto al trabajo estoy mejor, tengo más tiempo libre. Creo que me estoy acostumbrando a mis nuevos horarios. Necesito estructurar mi tiempo y organizarme bien para tener tiempo de todo.

    La motivación es básica. En momentos peores he estado motivada y los he superado mucho mejor. En este caso, no es así, la motivación me abandonó y así estoy. Voy a por ella, a ver si la vuelvo a encontrar!!

    Tengo que daros las gracias por estar ahí siempre, en las buenas y en las malas!! Espero que la próxima entrada sea más positiva y con buenas noticias. Estoy casi segura de que así será.


    Abrazacos y besotes para todos!


miércoles, 23 de noviembre de 2016

¡De nuevo por aquí!



Siento haber estado tanto tiempo sin publicar pero me ha sido imposible.

Os cuento que durante este tiempo he tenido días de mucho trabajo y estrés. Tenía que terminar algunos proyectos y los días pasaban volando. Mi rutina ha sido que no he tenido rutina. Cada día he comido lo que había, he dormido lo que he podido y he descansado lo justo y necesario. A todo esto, cada vez más nerviosa porque me sentía como una bola de lo hinchada que estaba y ya me empezaban a doler las rodillas, de no moverme y de comer mal. Mi trabajo es sentada, así que a pesar de no parar y de tener que ir de un sitio para otro, la mayoría de horas del día estaba sentada.

Que ganas tenía de que acabase esta situación!!! Alguna vez os he dicho cómo me maravillan las personas que tienen que hacer lo mismo que yo y más y lo sacan adelante. Yo me agobio muchísimo y lo primero que dejo siempre son las comidas. Pongo por delante otras prioridades y normalmente YO me quedo la última. He intentado que no fuese así pero solo lo he conseguido por temporadas.

El caso es que a partir de ahora voy a estar más relajada y tengo más horas libres al día para organizar comidas, prepararlas, hacer la compra… ¡Y entrenar! Llevo unos 6 meses sin hacer deporte, salvo algunos días sueltos que he conseguido moverme, pero llevando un ritmo concreto durante varios días seguidos llevo meses!! Y la verdad es que a pesar de que soy bastante perraca para moverme y me cuesta, tengo ganas de ponerme porque sé que me voy a sentir mejor y me va a ayudar muchísimo a estar más ligera, perder peso, controlar la ansiedad, etc., etc.

De vez en cuando me dan bajones de este tipo, en los que por otras causas ajenas a la comida, termino perdiendo el ritmo y dejo de cuidarme durante una temporada. Me pasa y supongo que me pasará porque durante toda mi vida la comida me ha servido tanto para celebrar lo bueno como para consolarme por lo malo. Cuando estoy muy contenta y me apetece celebrar algo o estoy relajada y feliz en casa y me apetece comer rico y no cocinar = COMIDA BASURA. Pero al contrario también, si estoy triste, agobiada, enfadada… = COMIDA BASURA.

He aprendido durante toda mi vida que la comida es un placer y así lo disfruto cada vez que como. Ahora estoy intentando aprender que la comida es el medio que tengo para alimentarme, sin más. Claro que se puede disfrutar a la vez que te alimentas, pero teniendo muy en cuenta qué comes y cuánto. La teoría la sé y podría escribir páginas sobre eso, pero creo que la tengo que poner en práctica para interiorizarla más que contarla jeje

De verdad que tengo envidia sana por esas personas que deciden un día cambiar su vida, sus hábitos, su alimentación y en dos años han perdido un porrón de kilos. Os admiro inmensamente, en serio. Sois mi gran inspiración. Ojalá algún día coja yo ese ritmo y no pare hasta los 80 por lo menos!! Pero no tengo tanta fuerza de voluntad. Al final siempre caigo. Aún así, siempre me levanto y sigo y eso lo que pienso seguir haciendo. En este momento estoy en una situación de esas de levantarme. Ya he andado unos poquitos pasos hacia mi objetivo y estoy contenta pero soy consciente de mis limitaciones. Creo firmemente que conseguiré bajar de los 120 y de los 100, pero voy a tardar más que otras personas que tienen más motivación y son más valientes que yo en ese sentido. Pero en serio, aunque tarde, lo lograré. Espero que lo veáis.

Gracias por seguirme y haberme esperado después de estas semanas sin escribir.

Pronto subiré peso y/o medidas. No creo que en la próxima entrada pero tal vez en un par de semanas.

Besotes!


sábado, 29 de octubre de 2016

¡¡Entrenando el músculo de la resistencia!!



Estoy contenta. Esta semana he conseguido comer todos los días muy sano y me siento genial. Me he desinflado como un globo. Increíble la cantidad de líquidos que puedo llegar a retener. Cuando no me cuido, no solo aumento el peso en grasa sino que puedo aumentar 5 kilos de líquidos tranquilamente.

Aun sabiendo eso, el ver en la báscula un número tan superior al último peso, afecta mucho. Por eso me estaba haciendo la remolona con la báscula, porque sabía que vería muchos kilos más que la última vez que me pesé y no quería deprimirme. Al final la curiosidad me pudo y me pesé. Me esperaba más así que me gustó la cifra que vi (dentro de que he subido como 3 o 4 kilos).

Durante estos días he empezado a comer menos. Como os dije, con mi vuelta a los buenos hábitos, empecé a comer sano pero mucha cantidad para no tener ansiedad por otras cosas y no tener hambre ni un segundo. Tal vez no es la mejor técnica, pero en la situación que estoy no tenía tiempo de pensar ni de hacer un plan de ataque contra la ansiedad así que tomé ese camino. Y creo que no me ha ido mal del todo porque me siento mejor, más deshinchada y he empezado poco a poco a necesitar menos comida y he reducido cantidades hasta llegar a las raciones normales que solía comer. Tampoco estaría mal seguir reduciendo un poco más pero todo a su tiempo.

En el trabajo sigo igual, aunque esta semana lo he llevado algo mejor. También el hecho de saber que me queda un mes me anima. Yo sola me digo “Vamos, es un mes, esto lo tienes hecho!” “Después de todo lo que has hecho durante estos meses pasados, lo que queda no es nada” Y ese tipo de cosas que los psicólogos llamarían autoinstrucciones jejeje

Tengo claro que de aquí a que finalice esta época tan dura de trabajo, no voy a volver a caer en la mala vida. No digo que no salga a cenar algún día y me salte la dieta, pero no será un día detrás de otro, sino como mucho algo puntual y vuelta a lo normal. En este momento me siento demasiado bien para dejar de cuidarme.

De hecho, ayer mismo viniendo para casa a las 21.30h, solo pensaba en pedir algo de comida guarra, sentarme en el sofá con una mantita, el móvil o un libro o a ver alguna serie sin pensar en nada más. Ese plan, me produce un placer que no os imagináis. Pero pensé en mi músculo de la resistencia y en cómo tengo que trabajarlo. Me dije, esta es una situación perfecta para darle caña a la resistencia, que la tengo muy flojucha (siempre desarrollo mi músculo de la rendición), así que me cargué de voluntad y me vine a casa dispuesta a hacer la cena que tenía pensada: ensalada de tomate y pimientos y algo de proteína. Mi chico estaba esperándome y solo con una mirada supo que estaba entre el bien y el mal (al tener flojo el músculo de la resistencia, es fácil fallar en el intento), así que se fue a la cocina y empezó a hacer la ensalada (es un amor), así que le ayudé con lo demás y cenamos fenomenal. Acabé muy orgullosa y descansé mil veces mejor que si hubiese sucumbido al primer plan.

A todo esto, entrenamiento cero patatero!! No hago nada y eso que hasta me apetece, sobre todo caminar, darme unos paseos de dos horas. Pero no me quiero agobiar por ello, si no puedo pues no puedo. Si encuentro un ratito y lo aprovecho, genial y si no, tendré tiempo de aquí a un mes. Si lo quiero abarcar todo al final no llego a nada. Prefiero dedicarme a mi alimentación y estar a gusto con ella y cuando la vuelva a tener controlada y tenga tiempo empezaré a hacer deporte.

Este fin de semana me espera tranquilidad, así que aprovecharé para cocinar para la próxima semana y planchar (yuhu!!). Si os soy sincera, me apetece. Porque me esperaba un finde con gente en casa sin poder hacer nada, pendiente de qué comen o dejan de comer, que beben, etc. Y al final siempre sobran cosas que se quedan en casa muertas de risa hasta que vuelven o se caducan o me pillan mal y me las como. Prefiero no tener nada fuera de lo normal, “mi normal”. Claro que me apetece ver a mis amigos, por supuesto, eso está siempre por delante de todo lo demás, pero si me dan unos días para mí, para organizarme y descansar, los valoro muchísimo, porque lo necesito.

Quería daros las gracias a todos los que me escribís y os preocupáis por mí. En esta vuelta del reseteo he recibido muchos mensajes de apoyo y cariño y da un subidón importante. Además, viendo vuestros blogs, cuentas de instagram, etc. me motivo muchísimo y pienso que si me esfuerzo yo también puedo conseguir grandes cosas. ¡¡Vamos a ello!!


Besos mil! Hasta la próxima!


sábado, 22 de octubre de 2016

¡He conseguido volver a cuidarme!



Tal vez no tanto como debería pero sí mucho más que las semanas anteriores. Estoy comiendo bastante, para saciarme y no pasar hambre/ansiedad. Aun así, la comida es la adecuada así que me siento mucho mejor, más deshinchada y ligera. No sé lo que ha variado el peso porque no me he atrevido a subirme a la báscula pero me siento muchísimo mejor y de momento es lo único que me importa.

Sé que subí bastante de peso porque lo noté en la ropa y espero notar que vuelvo a bajar también de esa forma. Cuando me sienta con fuerzas me subiré a la báscula a ver que me cuenta. Quizá sea adecuado que me pese ahora para llevar un seguimiento y ver mis avances, pero ahora mismo lo más adecuado para mí creo que es olvidarme un poco de eso, intentar cuidarme todo lo que pueda y no obsesionarme con bajar de peso para no agobiarme más de lo que ya estoy con el trabajo. Creo que así va a ser más fácil para mí mantener los hábitos saludables que durante toda esta semana he ido volviendo a trabajar.

No os imagináis las ganas que tengo de que llegue diciembre para bajar el volumen de trabajo y poder dedicarme tiempo a mí misma. No solo a cocinar, comprar y organizarme bien las comidas. También para hacer mis entrenamientos y cosas más básicas y diarias como depilarme, ponerme crema para hidratar la piel más a menudo,… mimarme un poco. Es que no tengo tiempo ni de dedicarme unos minutos. Los fines de semana que es cuando tengo algo más de tiempo libre, siempre tengo visitas o tengo que ir yo a ver a algún familiar y al final mis horas libres las dedico a limpiar la casa, organizar ropa y evitar que me inunde la mierda (con perdón por la expresión). Estoy ya saturada. Pero bueno, tengo que reconocer que esta última semana me he encontrado mejor, lo he llevado de otra forma, tal vez por la vuelta a los hábitos sanos, porque el dejar de encontrarme tan mal como me encontraba físicamente, también hace que anímicamente esté más animada.

Ayer un amigo me regaló unas cuantas verduritas del huerto de un familiar y cómo me han gustado! Es increíble la diferencia entre las verduras directamente del huerto, las “de verdad”; y las de supermercado que no saben apenas, son todas iguales y están llenas de químicos y demás potingues que les ponen para que reluzcan y duren un montón. A ver, a mi como a todos, ese tipo de verduras y frutas me llaman la atención y dan ganas de comprarlas porque se ven muy bien, pero claro, luego el sabor es el que es. En cambio, con las “de verdad” el sabor es espectacular, aunque el aspecto sea más rudo y feo. Ahora porque es imposible para mí pero en cuanto tenga tiempo pienso ir todas las semanas al mercado donde van puestos de verduras que tienen hasta la tierra del huerto y todo. Que ricas!

Últimamente he dejado de beber leche de vaca. Me encanta. Me la bebo sola, sin café ni cola cao ni nada, me gusta un montón, pero por lo que he leído no es nada buena. Además tengo conocidos que han dejado de tomarla y les sienta mejor la comida, así que he hecho el gran esfuerzo de dejar de tomarla y la he sustituido por bebida de arroz. La verdad es que me gusta mucho (no tanto como la de vaca, pero bueno, está rica). He probado varias marcas y se notan diferencias. Hay una en concreto que me gusta bastante. Es ecológica y la marca es Provamel. Me tengo que ir acostumbrando. Lo llevo bastante bien, pero de todas formas no significa que no vuelva a probar nunca más la leche de vaca, si me apetece mucho alguna vez compraré un litro y listo.

En fin, lo más importante de esta entrada creo que es que no soy la misma que llegó a pesar 142kilos. He cambiado porque después de un bajón lo que más me apetecía era volver a cuidarme y a sentirme bien. Por fin lo he  conseguido y espero que se vaya notando en la báscula, la ropa, pero sobre todo en mi actitud y mi motivación.

Gracias a todos por seguir entrando a leer mis rollos y sobre todo por apoyarme pase lo que pase. Sois lo mejor!!


Un beso enorme! Hasta la próxima semana!


domingo, 16 de octubre de 2016

Fin de una etapa




Siento la ausencia.

La semana pasada no publiqué porque no sabía qué escribir. Sigo algo perdida y no estoy siguiendo las pautas que debo para cuidarme.

Necesitaba este tiempo y lo he aprovechado. No me he preocupado para nada de mi alimentación y ha sido un peso menos en mi día a día tan agobiante. Ha estado bien y me ha servido para  estar más relajada y darme algunos caprichos. Además y lo más importante, he podido comprobar que cuidar la alimentación es básico para encontrarse bien. Durante estas semanas de descontrol he notado como me he hinchado como un globo, me duelen las articulaciones, he tenido algunas jaquecas, malas digestiones, ansiedad 100%... Todo esto se calmaba comiendo, pero como es lógico, no se puede mantener en el tiempo. Lo ideal y más saludable es dejar de comer cosas que sé que no son adecuadas y automáticamente dejaré de sentir muchas de esas sensaciones tan negativas. Además, a pesar de que no sé si seré capaz, me apetece moverme y hacer deporte. Con todo esto, me he planteado que a partir de mañana día 17 de octubre, volveré a mis rutinas sanas e intentaré entrenar, aunque sean ratitos cortos. No sé si será un cambio brusco, que de hoy a mañana consiga volver a todos los hábitos saludables que quiero o será algo más progresivo. Pondré todo mi empeño en conseguirlo porque tengo claro que no quiero seguir como hasta ahora.

Sé que seguramente me vuelva a agobiar por tener que preocuparme de las comidas, cocinar, compras, etc. cuando apenas tengo tiempo de nada. Hablaré con mi chico para que me ayude lo que pueda e intentaré organizarme adecuadamente para evitar tanta ansiedad.

Espero que en la próxima entrada tenga buenas noticias porque con este parón tan largo llevo unas cuantas semanas sin avanzar en el camino.


Gracias por seguir ahí a pesar de todo. Besos grandes a repartir! 


domingo, 2 de octubre de 2016

Siendo escueta


Esta entrada va a ser cortita. Sigo igual. Esta semana he subido de peso, me lo noto porque estoy súper hinchada.

He tenido problemas musculares que me han causado dolor, malestar y mal humor. Eso no ha ayudado mucho.

Las comidas, regulares. Algunas bien y muchas mal.

Entrenamiento cero.

Motivación, ganas y disposición, bajo mínimos. Hoy creo que estoy mejor en ese sentido pero los días pasados han sido bastante negativos.

En resumen, un desastre. Ahora me siento mal, hinchada, con ganas de bajar de peso y volver a mis buenos hábitos pero sin mucho ánimo por ponerlo en práctica. Tendré que hacer de tripas corazón, guardarme mi mal humor, mi falta de motivación y todo lo malo y hacer lo que tengo que hacer sin más. Sé que así poco a poco lo iré consiguiendo, pero ole como cuesta!

En fin gentecilla, así estoy, época mala donde las haya! Esperemos que pase pronto. Voy a intentar poner de mi parte para que así sea, porque para nada es agradable ni me siento bien.


Besotes fuertes a repartir!! Hasta la semana que viene!

domingo, 25 de septiembre de 2016

Estancada modo on



    He pasado muy mala semana a nivel emocional, por temas del trabajo y saturación en general que voy acumulando. La dieta la he llevado, ha habido días que muy mal y otros que muy bien. He conseguido hacer deporte dos días, que aunque no sea mucho, para mi ha sido un orgullo porque me levante 1 hora y cuarto antes de lo normal para entrenar, cosa que no había sido capaz de hacer hasta ahora.

    Mi entrenamiento ha sido, 20min elíptica, 20min máquina musculación y 20min ejercicios abdominales (para reforzar la zona lumbar). Los días que lo hice me sentí muy bien, enérgica y con ganas de hacer las cosas bien. Al llegar a casa por la noche estaba agotada pero contenta.

    Gracias a esos entrenamientos (creo yo) no he subido de peso. Sigo en 122,5kg

    He tenido días de mucha ansiedad, me ha sido difícil controlar las comidas. Es una lucha a diario. Siento un hambre atroz aunque sé que es imposible que tenga tanta hambre, es el ansia de comer que me entra... No sé si me entendéis. En esas situaciones a veces he superado ese rato y me he comido una ensalada y otras he comido lo que he pillado.

    Voy a empezar a practicar meditación, a ver si me ayuda a relajarme un poco y a afrontar mi día a dia de otra forma porque mi saturación está llegando a un límite peligroso. Creo que en dos meses estaré mejor porque cambiarán algunos aspectos de mi trabajo que me benefician pero se me van a hacer muuuy largos. Como sabéis, me van a subir un poquito el sueldo y se agradece mucho, pero la carga de trabajo es la misma y a pesar de sentirme algo más valorada, sigo agobiada.

    La expectativa que tengo para la próxima semana no es buena. Estoy tan saturada que prefiero no añadir más factores de estrés a mi día a día y el evitar tentaciones, pensar en qué comer etc, me estresa. De normal no lo haría pero en esta situación si lo hace.

    Mis objetivos hasta la próxima entrada son poder mantenerme en el peso actual, no subir; intentar superar las máximas tentaciones y hacer deporte.

    Siento (por vosotros pero muchiiiiisimo más por mi) que últimamente no se vea un avance o que las entradas sean mas negativas, pero así estoy y así os lo cuento. Como ya comenté, no pretendo ser ejemplo para nadie. Ojala y fuese más constante y tuviese más fuerza de voluntad. De todas formas, aunque cometa mil errores, no pienso volver a ser la que fui. Nada ni nadie me va a quitar lo que he conseguido hasta ahora. A pesar de estar estancada, sé que tarde o temprano saldré de esta situación y volveré a bajar, pasaré los 120 y los 110..... Hasta estar en un peso sano.

    Gracias por seguir siempre ahí a pesar de todo.

    Abrazos fuertotes!!



domingo, 18 de septiembre de 2016

Me desespero / Optimismo a tope



Resumen de semana: buena alimentación, poco deporte, mismo peso.

    Esto es desesperante, pero sé que la única que tiene la solución soy yo, por lo tanto, el no bajar como quiero es solo responsabilidad mía. Durante ayer y hoy me he concienciado bastante de que tengo que hacer deporte sea como sea y creo firmemente que lo haré. El problema es que no es la primera vez que me siento tan dispuesta pero luego llega el día a día y no hago todo lo que quisiera.

    Sé que son solo excusas, excusas que me pongo a mí misma. Sobre todo, la de “estoy muy cansada”. Es una sensación real, acabo realmente cansada al final del día pero me tendría que dar igual, tendría que ponerme a entrenar me sienta como me sienta, como parte de mi cambio de hábitos y signo de mis ganas de estar sana y con menos kilos.

    Me he planteado otros momentos del día para entrenar, pero tengo un miedo tonto a pasarlo mal. Pienso que si al final del día estoy tan cansada sin hacer deporte, cómo estaré si lo hago. Los únicos momentos que me quedan son o bien por la mañana temprano antes de empezar el día, lo que supondría madrugar más, cosa que no sé si soy capaz de hacer; o a medio día, en el rato que tengo para comer y descansar un rato. Si en vez de descansar, me pongo a entrenar, creo que por la tarde estaré agotada en el trabajo y como no quiero que pase eso, siempre pienso “bueno, a la vuelta hago el deporte y ya está”, pero claro, llega el final del día y ya sabéis,… “estoy muy cansada”.

    Ya lo he dicho alguna vez, pero de verdad que admiro muchísimo a todos los que sois capaces de trabajar, entrenar y ya los que lleváis una casa y/o tenéis hijos, me chifláis. Yo llevo 4 meses con una jornada larga y partida y aunque lo llevo mejor que al principio, sigo sin ser capaz de organizarme y estar relajada. Me estreso, me agobio y aunque llevo bien la alimentación, el resto de cosas no. Ese estrés me dificulta mucho bajar de peso. Intento relajarme pero me cuesta. 

    En dos meses mi jornada se verá reducida y creo que tendré más disponibilidad para todo, incluido para relajarme, tomarme las cosas de otra forma, ir a comprar donde quiera y ¡disfrutar un poco más de la vida! Estoy deseando, la verdad.  Se me hacen las semanas muy largas. Además, me da la sensación de que estoy perdiendo un tiempo maravilloso en el que podría haber perdido ya 10 kilos tranquilamente. Esa sensación de pérdida de tiempo es lo que más me desespera.

    Aun así no me rindo, quiero conseguir mis objetivos y no voy a parar hasta que lo logre. Eso no quita que haya días en los que me desespere, se me acabe la paciencia, me cabree, me entristezca… También hay días en los que las cosas me salen bien, me animo a entrenar y me siento genial, animada, optimista y con ganas de comerme el mundo! Esos son los días que más me gustan. Intentaré que esta próxima semana sean los más habituales.

    Por cierto, hablé con los responsables de mi trabajo y me dijeron que están contentos conmigo así que han valorado que me merezco más de lo que me pagan y me van a subir un poquito el sueldo, algo es algo! No me saca de pobre pero me siento más valorada.

Nos leemos pronto! Gracias por estar ahí!


Un besazo!

sábado, 10 de septiembre de 2016

Por pequeño que sea, cada pasito es un logro


Semana intensa. Preocupaciones en el trabajo sobre todo. Aun así he conseguido hacer la dieta perfecta y me he movido al menos tres días. Estoy contenta por eso.

El trabajo me da quebraderos de cabeza. No estoy mal, pero se están aprovechando de mí. Tengo un sueldo que da risa y ganas de llorar a la vez. Esta próxima semana hablaré con los responsables porque no estoy dispuesta a seguir así. Trabajo muchas horas, saco mucho trabajo adelante y gano poquísimo dinero. Me encuentro en medio de dos ideas:

Por un lado pienso que aunque sea poco dinero, me viene fenomenal, claro está y que para estar en mi casa, pues mejor estar trabajando.
Pero por otro lado, para ganar ese poco dinero invierto muchísimo tiempo y esfuerzo. Creo que lo que hago vale más, me están infravalorando y aprovechándose de mí.

Así que a ver qué pasa, como os digo, hablaré con ellos y ya os contaré.

El caso es que todo este rollo me causa estrés y estoy intranquila, lo que hace más difícil seguir mi alimentación bien y sobretodo entrenar, porque normalmente estoy muy cansada. Pero desde el viernes pasado ha ido todo bien.

Estoy orgullosa. El peso no es que haya variado una barbaridad, pero al menos la báscula se ha movido. Estoy en 122,5kg. Voy despacito, pero no pienso parar. A ver si pronto me quito lo recuperado y sigo bajando. Tengo muchísimas ganas de ver otra vez el 119, que lo echo de menos jeje

Tengo que intentar cambiar muchas cosas, una de ellas es cenar menos. No es que cene mucho, pero creo que podría reducir más las cantidades. Lo que pasa es que llega el momento y estoy hambrienta y cansada, así que al final acabo comiendo lo de siempre sin reducir na de na. Otra de las cosas que quiero cambiar es comer más pescado e introducir legumbres una vez a la semana sí o sí, porque a pesar de que sé que debo hacerlo, hay semanas que no las hago y paso muchos días sin comerlas.

Y como ya sabéis porque siempre lo digo, tengo que hacer más deporte!!! Al menos ya no estoy parada totalmente como antes, sino que hay días que me muevo, pero es que me cuesta un montón, soy súper perezosa para eso, pero poco a poco voy alejándome del sedentarismo cada vez más.

Me queda mucho camino por delante y espero que sigáis acompañándome, me dais mucho ánimo y motivación. Sé que tal vez voy demasiado despacio, pero hago lo que puedo en mi lucha constante con la gula, la pereza, los malos hábitos pasados y presentes, etc. A veces gano yo las batallas y a veces las ganan ellos, pero tengo claro que la guerra la voy a ganar yo.


Vamos allá.


sábado, 3 de septiembre de 2016

No soy un gran ejemplo, ¡¡pero así soy yo!!



No, no soy un gran ejemplo, ni tampoco pretendo serlo! Sólo soy una chica que cuenta su lucha con la obesidad todas las semanas. No soy de las que se propone algo y va a tope a por ello sin permitirse caer. De hecho, me lo permito demasiadas veces. Cuando mi vida está en calma y  puedo decidir qué quiero y nada me impide hacerlo, todo va bien, pero en cuanto algo me perturba, se me olvida la alimentación y el deporte. Eso solo significa que los hábitos aún no están del todo grabados en mí (a pesar de eso, al final siempre vuelvo al redil y me siento mucho mejor cuando lo hago, tanto a nivel emocional como físicamente).

Al final, en vez de sentirme mal por caer tantas veces en la tentación, he decidido que soy humana. No tengo tanta fuerza para luchar y superar tentaciones como otras personas a las que admiro y sigo sus pasos deseando  conseguir todas las metas que me propongo, pero tengo la suficiente para no rendirme y seguir levantándome una y otra vez.

Voy despacito, pero voy! Y estoy segura de que lo voy a conseguir. Como os digo, no creo que sea ningún ejemplo a seguir, pero al menos me gusta compartir con vosotros mis avances y retrocesos.

Esta semana ha sido complicada para mí. He tenido momentos tristes y de tensión que me han alejado de mi preocupación por mi salud y he pasado un poco de comer bien y de entrenar. Así soy yo, en cuanto algo me saca de mi rutina o me perturba, me lleva a los antiguos hábitos. La pereza y la gula me invaden y me cuesta luchar contra ellas. Pero al final lo consigo, solo que tengo que reponerme de la caída.

Si yo puedo, todos podemos. Es un proceso duro y largo, pero hay que seguir intentándolo una y otra vez.

Esta semana, el peso ha sido el mismo que la pasada, 123kg. Para la próxima me he propuesto un planning en donde el entrenamiento es la base. Veremos qué tal me resulta y si consigo hacerlo tal y como tengo pensado. Además tengo un par de días libres y eso me dificulta muchísimo el mantenerme firme pero lo voy a intentar sí o sí.


El verano va llegando a su fin, cambiamos de estación, de ambiente, las rutinas vuelven a ser más constantes… Espero que todo esto me ayude a pegar un empujón grande y bajar de peso. Las ganas de olvidarme del 120 siguen ahí. Voy a estar rondando ese peso meses!! Necesito mucha paciencia y tener muy presentes mis objetivos.

Espero que en la próxima entrada traiga buenas noticias. No dudéis que le voy a poner muchísimo empeño.

Un abrazo enorme a todos! Y mil gracias por leerme!




sábado, 27 de agosto de 2016

Haciendo honor al título del blog


Estoy contenta,

    Esta semana me he cuidado mucho. He hecho ejercicio tres días y mis comidas han sido geniales. Al principio no vi variar el peso y tuve un par de días de agobio porque no entendía muy bien qué pasaba pero después empecé a ver que se movía la báscula y me animé.

    Como os dije en la entrada anterior, después de las vacaciones esperé a pesarme tres días para deshincharme un poco y no asustarme demasiado. Cuando pasaron esos tres días, me pesé y había subido 6 kilos.

    En estos días he perdido 3 kilos, por lo que actualmente estoy en 123kg. De nada sirve lamentarse, arrepentirse ni culpabilizarse. Lo único que me planteo a partir de aquí es luchar y luchar.

    Me he dado cuenta de lo diferente que soy. Me siento diferente totalmente. Los días que he estado comiendo mal no me sentía bien del todo, aunque la gula es muy fuerte y a veces me puede a pesar de encontrarme hinchada y pesadisima. Cuando he vuelto a mi rutina normal me he sentido mil veces mejor, mas ligera y con ganas de hacer cosas.

    Después de tantos meses en esta lucha constante he aprendido muchísimas cosas. Algunas básicas como que cuidando la alimentación y haciendo deporte se baja de peso. Que a veces el cuerpo no responde como queremos pero si sigues por el buen camino, al final llegan los resultados y la mas importante de todas, ¡querer es poder!

    Como todo el mundo, tengo mis rachas buenas y malas. A veces soy súper positiva, me encuentro bien y me quiero comer el mundo y otras veces lo veo todo negro y no se si seré capaz de conseguir lo que quiero. Al final, si somos constantes y tenemos claros nuestros propósitos, lo conseguiremos.

    Me encantaría hacer algún curso de nutrición porque me siento súper ignorante en ese tema. A veces no se si puedo comer ciertos alimentos porque apenas tengo conocimientos, pero los cursos que veo son largos y caros así que supongo que seguiré buscando hasta que encuentre alguno que me interese y sino, seguiré como hasta ahora!

    Normalmente el nutricionista me dice lo que tengo que comer y demás pero a veces me surgen cosas que me apetecen y no se si comerlas en ese momento me hace bien o mal; o si salgo por ahí, por lógica puedo saber lo que es sano y lo que no pero no lo que me conviene o no.

    Vaya, que nunca está de más aprender y siempre hay cosas nuevas que podemos saber. Si son beneficiosas para nosotros, mejor que mejor.

    Animo a todos los que estáis luchando por lo que sea. Si de verdad queréis, lo vais a conseguir!

Besotes!

sábado, 20 de agosto de 2016

Vuelta a la rutina.


¡He vuelto!

¿Qué tal? ¿Cómo lleváis el verano?

Mis vacaciones han sido geniales. He hecho muchísimas cosas, he visto muchos sitios increíbles y he disfrutado de mi familia y mis amigos. Estuve sobre todo por el norte, que me gusta muchísimo! Los Picos de Europa son mi debilidad.

Con respecto a mi alimentación, en resumidas cuentas, ha sido un desastre. Empecé mis días libres con la motivación regular por el estancamiento en el que estaba y decidí que intentaría cuidarme pero que si me apetecía algo, me lo iba a comer. Total, que he comido lo que me ha apetecido sin cuidar lo sano que era.

A la vuelta, me he esperado para pesarme 3 días, para deshincharme un poco. Esperaba haber engordado 3kilos o así, pero han sido algunos más. Me sorprende, porque no he comido tanto y me he movido bastante, pero por otro lado, he comido bastantes guarrerías así que me lo tengo merecido. Aun así lo hice a conciencia, así que a asumir los actos.

He empezado con mi dieta normal, desayunando leche, fruta y tostadas; comiendo y cenando proteína y verdura sobre todo. Fruta o yogures a media mañana y media tarde y hoy he empezado a hacer deporte. No sé si seré capaz de continuarlo en el tiempo, creo que sí, porque si no me pongo las pilas con el entrenamiento, no voy a conseguir nada, ni quitarme los kilos de las vacaciones ni alejarme del 120 todo lo que quiero.

Me siento rara. Por un lado, estoy decepcionada, cansada, agobiada… No consigo llegar al siguiente escalón y me desespero. Por otro lado, me digo a mi misma que tengo que estar tranquila y tener paciencia. Estoy ahora mismo en el peso que estoy porque he comido lo que he querido durante muchos días y siendo consciente de ello. Aun así no se me olvida que antes de las vacaciones estuve estancada durante muchísimas semanas haciendo las cosas bien…

Analizando un poco todo, creo que me falta entrenamiento. A pesar de todas las horas que trabajo y lo cansada que estoy, tengo que hacerlo. No sé si seré capaz de levantarme temprano para hacerlo antes de empezar mi día o al final al volver a casa… Por la mañana voy a tener mucho sueño y no sé si me levantaré porque normalmente ¡¡me cuesta muchísimo!! Y por la noche, después de todo el día pues estoy agotada y al final lo pospongo.

En fin, voy a confiar en mí misma y en que voy a hacer las cosas bien. Querer es poder y ¡¡yo quiero!!

Nos leemos la próxima semana!


Un abrazote!

viernes, 29 de julio de 2016

¡¡¡¡VACACIONES!!!!


Buenos días!!

Me ha dado tiempo de escribir esta entrada antes de irme de vacaciones!! Estaré sin actualizar al menos dos o tres semanas…

Esta mañana me pesé y he vuelto a los 120kg redonditos, lo que significa, que he bajado 1.800kg con respecto a la semana pasada pero claro, la anterior pesé 119.8kg, así que considero que estoy igual y estas dos semanas habrán servido para algo, pero para bajar de peso precisamente, no.

No me quiero amargar. Hoy he ido al nutricionista y me ha dicho que teniendo en cuenta mi situación y la trayectoria que traía antes de empezar a cuidarme, se siente satisfecho con que haya mantenido incluso bajado un poco el peso desde que no le visito. Dice que aunque a mí no me lo parezca, el hecho de no haber engordado significa que he ido controlando mi alimentación a pesar de no conseguir bajar de peso. Considera que no soy la misma de hace un año y que tengo que seguir así, en mi lucha diaria, sin desviarme y que con las pautas que me ha recomendado y lo que ya hago yo de por sí, seguro que me empezará a ir bien y romperemos este estancamiento en el que estoy…

De momento y dejando todo esto a un lado… Me voy de vacaciones!!! Así que dejo a un lado la dieta estricta para disfrutar de estos días que creo me merezco. No significa que me vaya a inflar a comer de todo lo que pille ni mucho menos, pero me cuidaré dentro de lo que pueda e intentaré comer sano. A la vuelta volveré a mi rutina y cambiaré algunas cositas para empezar a bajar de nuevo.

Sin más, me despedido hasta después de las vacas. A la vuelta tendré más cositas que contar. Como siempre, os agradezco que estéis ahí, los ánimos y el apoyo que recibo cada día.


¡Buen verano! ¡A disfrutarlo!