martes, 11 de abril de 2017

Empezando a quererme



Hola!! Siento muchísimo la ausencia. He pasado unos meses difíciles y desde que escribí a finales de febrero han pasado cosas no muy buenas en mi vida.

Los que me seguís por Instagram, veríais a principios de marzo que tuve problemas con la espalda. Tuve una lumbalgia, de las fuertes. Estuve de baja laboral, en la cama, sin poder moverme por el dolor y tomando muchos antiflamatorios. Después de lo peor, empecé a moverme, a levantarme y pasear. Pasear al principio significaba 5 minutos de pie andando como las muñecas de famosa por el pasillo de mi casa. No podía sentarme normalmente en una silla o sillón. Después de esos “paseos” me iba directamente a la cama. Levantarme y acostarme era un suplicio por el dolor que pasaba.

Después de todo eso, ya me puedo mover mejor, de hecho estoy mejor andando o de pie que tumbada o sentada, pero la espalda se me empieza a cargar y me tengo que tumbar o sentar. Ahora al menos me puedo sentar y aguanto más de 10 minutos por lo que ya estoy trabajando.

Es una situación muy pesada. De todo esto hace ya más de un mes. La medicación no me soluciona nada pero si me la dejo de tomar me encuentro peor, así que algo hará. Tuve unas sesiones de fisio con las que mejoré pero he necesitado volver porque no avanzo.

Hasta ahora no he podido hacer deporte, como os imaginaréis. A partir de hoy, me han recomendado los profesionales que me llevan que camine aunque sea poquito y que haga elíptica en casa muy despacio y con mucho cuidado. A parte de esto, llevo haciendo ejercicios para las lumbares desde hace semanas, así que una cosa más otra, a ver si moviéndome mejoro.

Además de que moverme más me beneficie para la espalda, también me vendrá bien para el peso. Este es otro tema que me trae de cabeza… Entre que llevo prácticamente parada desde hace demasiadas semanas, los antiflamatorios que tomo que me hinchan como un globo y la no-dieta que he estado llevando, os podéis imaginar lo que ha pasado.

No he llevado una buena alimentación porque estando como estaba, me daba igual comer que no comer y si lo hacía, con cualquier cosa me valía. No era yo la que me preparaba la comida así que tampoco iba a poner pegas. Me he dado un paréntesis para este tema y bueno, ya está cerrado.

No quería pesarme porque temía lo que iba a decir la báscula. Tenía pensado seguir con los hábitos saludables que dejé y ya me pesaría más adelante a ver que ponía en la pantalla. Tal vez porque ahora mismo el peso no es lo que más me preocupa sino mi salud en general, cuidarme y quererme un poquito más, porque no me he querido mucho que digamos últimamente. Pero, uno de los profesionales que me lleva me ha pedido el peso exacto para llevar un control así que ayer me pesé.

No quiero deciros el peso porque me avergüenza bastante. Después de toda la lucha que llevo y haber bajado más de 20 kilos en su día, he recuperado bastantes, prácticamente la mitad. No creo que tarde demasiado en poner mi peso, en cuanto vuelva a bajar del 130 lo publicaré. Como os digo, espero que en pocas semanas ya esté por debajo (tampoco estoy tan lejos!)

A nivel emocional no lo he pasado bien y eso también me ha repercutido en la mala racha. Muchos sentimientos negativos por el cansancio, la falta de paciencia porque se está alargando, el pensar que no sirvo para nada al no poder ni moverme, ni ponerme un calcetín, ni ir a ningún sitio sin ayuda, el hecho de que tengan que estar pendientes de mi porque sola no valgo para nada… En fin, todo mal. Ahora que estoy algo más encaminada, me siento mejor, dentro de que a nivel físico sigo fastidiada. Por eso voy a aprovechar este haz de luz y empezar a cuidarme a nivel alimentación (que seguro me beneficiará en el tema espalda).

Me he dado cuenta con todo esto, de que en realidad, aunque me haya estado cuidando durante mucho tiempo, en el que perdí los 20kilos, haya cambiado muchísimo mi forma de ver la vida y algunos de mis peores hábitos, en realidad no he aprendido a quererme. No me quiero por muchos detalles que he visto estos días. No me esfuerzo al máximo por mejorar, me esfuerzo lo justo para notar la mejoría pero no llego a mi límite, es decir, podría hacer mucho más de lo que hago por mí, para estar bien, para estar sana y ser más feliz. Hay cosas que me frenan, creo que todas a nivel emocional. Tengo que hurgar en heridas que no me gustan y que por eso reprimo. Tengo que ser valiente y enfrentarme a miedos e inseguridades que me rondan y que al final lo único que hacen es frenarme en mi cambio, en salir de mi zona de confort.

A veces nosotros mismos somos nuestros peores enemigos. Voy a intentar cambiar eso y como os digo, quererme más de lo que me quiero. Valorarme más como persona y plantearme de verdad qué cosas quiero en la vida e ir a por ellas.

Siento mucho haber dejado de lado el blog. Os agradezco muchísimo que aun así os hayáis pasado de vez en cuando y agradezco muchísimo también los mensajes recibidos para preocuparos por mí y mandarme ánimos. Mil gracias a todos por estar ahí, de verdad.

Os seguiré contando!! Espero que esta vez pase menos tiempo entre las entradas.


Montones de besos y un abrazo bien grande!!


domingo, 26 de febrero de 2017

Bajando!!


Hola!

    Llevo unas semanas cuidándome con la alimentación y me siento muy bien. A veces me he permitido algún capricho o alguna comida extra pero en general "me he portado bien"

    Esto se ha traducido en una bajada de peso y sentirme orgullosa de volver a tomar las riendas de mis comidas. Sé que no va a ser algo para siempre y que tarde o temprano (cuanto más tarde mejor), volveré a tropezar y estar unos días sin cuidarme. Lo tengo asumido.

    Está visto que es la regla que sigo, aunque lo evite o luche día a día por cuidarme, siempre llega una época en la que doy un paso atrás o me paro en mi camino. Siempre hay un motivo, no suele ser "porque sí", pero con justificación o sin ella, al final siempre caigo.

    ¿Para qué voy a torturarme por las veces que dejo de avanzar? Solo consigo sentirme peor. En esas rachas me siento desmotivada, desilusionada, sin autoestima ni confianza en mí misma, agotada física y anímicamente,... Si además añado la culpa absoluta por estar en esa situación ya es lo más! Todo eso hace que coma más y peor porque es lo que me hace relajarme y evadirme de lo demás y se forma el círculo cerrado del que taaanto me cuesta luego salir. 

    Tengo asumido que esto volverá a pasar una y otra vez a lo largo de mi vida. Lo único que espero es que entre esas rachas haya cada vez más tiempo y duren menos días. Así que en este momento que me encuentro tan bueno y con tantas ganas, lo que voy a hacer es aprovecharlo e intentar que dure muchísimo.

    He perdido ya unos kilos de todos los que subí y estoy muy contenta. Como siempre, lo que más me cuesta es hacer deporte, de hecho, no he hecho nada de nada. Me he planteado que a partir de mañana lunes tengo que hacer al menos 30 minutos de elíptica o andar durante 5 días a la semana. Espero cumplirlo y que me ayude a bajar de peso y encontrarme mejor.

    Es muy duro estar cada día pensando qué comer, cuándo comer y decir NO a tantas cosas. Tienes que tener realmente claros tus objetivos e ir a por ellos. Hay que tener mucho autocontrol y compromiso con uno mismo así como motivación por conseguirlo. Me motivo mucho viendo a las personas que siguen esto tal cual durante meses y consiguen llegar a sus metas. Yo como os he contado, voy más lenta, tropezando y cayendo una y otra vez pero cambiando poco a poco mi forma de pensar y de ver el mundo.

    Os mando todo mi ánimo y fuerza a todas las personas que estáis en mi misma situación!! Es duro, pero no imposible. Se puede. Espero poder demostrármelo a mí misma.

    Gracias por seguir ahí!! Besotes!!


domingo, 12 de febrero de 2017

¡Ya era hora de pasarme por aquí!



    Desde la última entrada tuve una época bastante buena de cuidarme y hacer deporte. Después, me surgió un problema de salud (nada importante) que me dejó un poco más parada y empecé a comer regular. Después se agravó un poco la situación y he estado una semana bastante fastidiada. No quiero contaros exactamente qué ha pasado por aquellas personas que puedan leerme y conocerme realmente ya que no quiero que sepan quién soy.

    Lo que si os diré es que ya estoy bien y con ganas de ponerme las pilas. Tengo mucha ansiedad que es difícil aliviar y estoy comiendo más de la cuenta, por eso creo que necesito un cambio en mi alimentación y sobre todo en mi rutina y mi cabeza para ver si reacciono y empiezo a cuidarme realmente como me merezco.

    Por eso voy a informarme sobre algunos métodos de alimentación diferentes al que he seguido hasta ahora y a ver qué pasa.

    Con el deporte tengo que hacer un esfuerzo enorme y levantarme una hora antes de lo que normalmente me levanto y o bien irme a andar o darle a la elíptica, pero está claro que algo tengo que hacer.

    Este blog se está convirtiendo en un mar de historias negativas y no quiero, así que voy a hacer todo lo posible por cambiarlo y empezar a hacer que mis días sean activos, sanos y llenos de optimismo. Siento no escribir tan a menudo como en otras épocas pero al no llevar una buena rutina y no avanzar en mis metas, hay muchas veces que no se ni que escribir. Aun así sé que estáis ahí y muchas de vosotras os preocupáis por mí a menudo así que os doy millones de gracias porque sin vuestro apoyo hubiese tirado la toalla directamente hace mucho!!

    De momento, a pesar de tener muchísimos tropezones, no me he rendido y sigo intentándolo. Me falta motivación y autocontrol pero cuanto más lo intente menos me costará ir avanzando, o al menos eso creo. Allá voy!!

    Mi nueva meta es perder en 2 meses entre 6 y 8 kilos. Creo que no es descabellado si me pongo en serio.

    Gracias por seguir ahí! Hasta la próxima!!

    Besotes enormes!!

domingo, 15 de enero de 2017

Arrancamos 2017, ¡FELIZ AÑO!


Hola!!

Las fiestas han ido fenomenal! Lo he pasado genial y he visto a muchas personas que echaba de menos.

La semana de Nochebuena a Nochevieja fue muy bien, hice todas las comidas sanas y entrené los días que me había planteado. La semana de Nochevieja a Reyes fue un desastre total con respecto a cuidarme porque me surgieron cosas que incluían comida y para mí es difícil no caer en la tentación si la tengo delante…

Así que fue después de Reyes cuando he vuelto a la normalidad. He estado haciendo mis comidas superbien y he entrenado todo lo que quería incluso un poquito más. Me siento orgullosa y contenta y espero seguir así.

Ahora que empieza un nuevo año echo la vista atrás y siento una mezcla de sentimientos. Por un lado, me siento bien por todo lo que ha cambiado en mi vida, porque ahora me preocupo por mi salud y miro siempre hacia adelante a pesar de los bajones y las recaídas. He cambiado mi mentalidad que es lo más importante para lograr un cambio de verdad y bueno, aunque me cueste bastante tiempo y esfuerzo espero conseguirlo. Por todo esto me siento muy bien y tengo esperanzas.

Por otro lado, tengo una sensación de fracaso que me inunda. Es verdad que he cambiado mucho, que a lo largo de este año me he cuidado y he tenido más en cuenta mi salud. Pero no se ve reflejado. Todo fue bien hasta junio. A partir de ese mes fue cuando tuve jornada intensa de trabajo hasta finales de año y eso me alteró de tal forma que todo se fue al garete. Hubieron semanas que me cuidé en la alimentación y aun así no bajé de peso (por no moverme y supongo que por estrés también…) y evidentemente otras que no me cuidé para nada, de echo y como es lógico, la gran mayoría.

Entre todo esto llegaron las vacaciones y las disfrute bien jeje pero no me esperaba subir tanto de peso (6 kilos en 15 días, increíble). Subí muchísimo y nunca llegué a quitármelo. En mis “subibaja” llegué a perder unos tres kilos de esas vacaciones. Aun así, los últimos meses de tanto trabajo me descuidé por completo y comí fatal.

Desde finales de septiembre hasta ahora, pasando por las navidades (+3kilos) y demás historias además de lo ganado en las vacaciones de agosto he subido un total de 10 kilos. Es decir, actualmente peso 130 kilos. Me da una vergüenza increíble contarlo pero es la triste y cruda realidad. No me sirve de nada contar solo la parte buena o contar que he subido de peso pero no decir cuánto. Si no lo digo, es por la vergüenza que me da reconocer que lo he hecho tan sumamente mal que el resultado es este. Tengo que asumir que aunque durante muchas semanas lo haya hecho bien y note ese cambio tan importante en mí, han habido otras muchas semanas que lo he hecho taaaan mal que he llegado a donde he llegado, a subir 10 kilos y a hacer que este año, al fin y al cabo, a efectos prácticos, no me haya servido de nada!!

Así que venga, voy a hacer que este 2017 merezca la pena en cuanto a resultados claros y observables y no solo voy a bajar los 10 kilos que ya bajé una vez sino unos cuantos más! Espero que sigáis ahí para verlo. A pesar de que a mí me avergüencen ciertas cosas, me sienta mal o culpable por reconocer mis caídas, vosotros siempre estáis ahí apoyándome y os lo agradezco muchísimo, de verdad. Sin vuestra ayuda no sé en qué punto estaría de esta lucha, pero seguro que no tan avanzada como estoy. GRACIAS.


Besotes grandes! Vamos adelante!!